Cirugía de alargamiento


Cada día confirmo que la vanidad ha hecho del mundo de las cirugías plásticas una respuesta hasta en el más íntimo complejo físico.
Un claro ejemplo es la cirugía de alargamiento que consiste en cortar un ligamento ubicado en la base del pene para que este quede más colgante y se vea mas largo. Además, se realiza una lipoinyección, es decir, que se retira grasa del mismo paciente de alguna parte del cuerpo donde sobra y se inyecta en el pene para que se vea más grueso

El resultado es solo visual y en estado de flacidez, porque cuando el pene esta erecto se ve del mismo tamaño que antes. Tampoco reporta ningún beneficio a nivel de la erección, porque es un procedimiento netamente estético, no funcional.
El procedimiento no es recomendable por especialistas como el urólogo Germán Ramírez, porque tiene un riesgo muy alto de infección que puede llevar a amputación. También puede ocurrir que el organismo rechace la grasa o que se presenten deformidades, dado que la grasa tiende a migrar con el tiempo formando grumos que resultan demasiado complicados de corregir. En otros casos se reabsorbe, afectando el resultado. El paciente debe permanecer incapacitado durante una semana y sólo puede recuperar su vida sexual plena 3 semanas después de la recuperación.

1 comentario:

Felipe Yuane dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.